Cuento de los reyes magos

Según cuentan que para poder hacer la labor de regalar juguetes a los niños, los reyes magos requieren de la ayuda de duendes que los mantienen informados sobre el comportamiento de los niños. Esta costumbre exige a los niños que coloquen sus zapatos limpios en el balcón por la noche del 5 de enero y junto a sus zapatos, coloquen agua, alguna fruta y un poco de yerba para recompensar el esfuerzo realizado por los magos. Se cuenta que dos amigos del niño Jesús, tras verlo pobre y descalzo, decidieron darle sus zapatos o sandalias, por los que los lavaron y dejaron en el balcón para que se sequen. Cuento de los reyes magosA la mañana siguiente se dice que los encontraron llenos de regalos que les habían dejado los reyes magos como premiándolos por su gran bondad hacia el niño Jesús y por siempre creer en ellos.