El angel de las fiestas

Se dice que en las noches de días festivos, a lugares donde había fiestas o convivios siempre llegaba una mujer con una niña de la mano. Llegaban y saludaban a todos como si tuvieran años de conocerse. Todos le sonreían por no ser descortés pero a nadie se les hacía conocida. Cuentan las personas que esta mujer llevaba a la niña para pedir dinero, haciéndose pasar por una mujer pordiosera y a la niña la bestia de una manera que daba lastima.

La niña con su cara de ángel lograba recaudar dinero para comer. Un día esa mujer al recibir bastante dinero tomo alcohol de mas, tanto como para olvidar que llevaba a su hija y que tenía que cuidarla, tomo a la niña de la mano, la subió a la asolea y la colgó del cuello con un lazo, la niña de inmediato dejo de vivir para convertirse en el ángel de las fiestas.