El hueso de maria luz

En la actualidad todos los ciudadanos ejecutecos somos victimas de los ruidos de los automóviles, del bullicio de la gente, de los aparatos electrónicos que en muchas ocasiones cimbran las ventanas con un volumen excesivo. Antes no era así, las calles de Ejutla eran silenciosas tranquilas, muchas veces hasta intransitadas…