El ritual

Gustavo y rocío eran dos hermanos que Vivian en el fraccionamiento fundición, aquel viernes se encontraban solos en su casa debido a que sus padres habían salido fuera de la ciudad, Paola amiga de toda la vida de rocío, solía pasar días como aquellos con ella, en esa ocasión estaban experimentando con un juego que iba a traerles fatales consecuencias-

Paola: Haber Gustavo siéntate aquí frente al espejo pero derechito no te encorves, ¡así muy bien!, haber rocío apaga la luz, ¡primero enciende el Cirio!El ritual

Gustavo: Jaja ¡que vamos a ir a misa!, ¿o para que es el cirio?

Paola: Además así decía en Internet, debes de encender un sirio vendito entre el espejo y aquel que desee conocer su alma, tiene que mirar fijamente el reflejo de tu rostro en el espejo

Gustavo: ¿de toda mi cara?

Paola: ¡No! solo de tus ojos, fijamente Gustavo, como si quisieras descubrir lo que se encuentra en su interior.

-Los jóvenes guardaron silencio, mientras Gustavo intentaba seguir al pie de la letra, las indicaciones de las chicas
La iluminación que ofrecía el sirio, hacía que el ambiente se tornara un tanto teátrico y un escalofrío recorrió la piel de las chicas, cuando escucharon como los dos perros que tenían sus vecinos comenzaban aullar.

Paola: No pierdas la concentración Gustavo ¡sigue observando! Tus ojos detenidamente en el espejo, lo demás va a comenzar a transformarse y poco a poco vas a descubrir el verdadero rostro de tu alma.

-Parecía que la llama del sirio le estaba jugando una broma porque lentamente el rostro que el espejo mostraba de Gustavo.

Comenzó a transformarse, los tres observaron como se alargaba su cara, sus ojos se hicieron tan redondos que parecían salir de sus orbitas, pero lo más sorprendente fueron sus labios, que reflejaban la sonrisa más perversa que alguno de los 3 hubiera visto jamás,

¡Basta Gustavo! ¡Ya basta! reacciona por favor ya no juegues más, rocío encendió la luz en el momento en el que la habitación se encendió nuevamente, las risas se acabaron,

Gustavo: no entiendo ¡no entiendo que paso! No pude controlarme, la imagen del espejo era más fuerte que yo, y me hablaba y me decía que las matara que ustedes no sabían lo que estaban haciendo, y que tenía que morir,

Los tres guardaron silencio, de repente Gustavo se levanto de la silla y se dirigió a su cuarto donde se encerró después de un portazo, otra vez esos malditos perros, voy a salir al patio a callarlos, mientras Rocío salía Paola intentaba tranquilizarse caminando por la habitación,
Rocío que pasa, respóndeme impulsada por el miedo, corrió al patio a buscar a su amiga, cuando corrió se arrepintió de haberlo hecho, ya que descubrió horrorizada que rocío era atacada por un ser que momentos antes se había reflejado en el espejo frente a Gustavo

¡No! Gustavo, déjala Paolo corrió escaleras arriba encendiendo todas las luces de la casa, casi segura de que en ese sitio estaría segura

La voz estaba tras ella, ¡Paola! ¡No debes de jugar con lo que no conoces!

Esto fue lo que paso a Gustavo, rocío, y Paola, si tu quieres formar tu propia historia ya sabes lo que tienes que hacer frente al espejo ¿Te animas?