Isabel

Andrés e Isabel habían comprado una casa vieja, que estaban dispuestos a remodelar y decorar a su gusto, el trabajo era arduo, por lo que entrada la noche decidieron dormir en unos colchones viejos que encontraron en el sótano, a las tres de la mañana se levantó Andrés a tomar agua.
Al día siguiente siguieron trabajando en lo mismo, llego la noche y se acostaron a dormir, Andrés se levantó nuevamente a las tres de la mañana, y así continuaron por varios días trabajando, pero lo que empezó a llamar la atención de Isabel era que Andrés se levantaba todos los días a las tres de la mañana a tomar agua. Así que dispuso una noche a seguirlo, se dio cuenta que mientras Andrés tomaba agua lo rodeaban varios espíritus que se reían y burlaban de él, cuando ella vio aquella escena decidió salir corriendo, perdió la vista, y al día siguiente se despertó en otro lugar diferente, nadie recordaba Andrés, y de una extraña forma ella tampoco recordaba su vida anterior…