La bobina maravillosa

Había una vez un joven príncipe, el cual no le gustaba hacer nada más que estar de perezoso todo el día. Sus padres los reyes le reprochaban que no hiciera nada de provecho pero él no les hacía caso, prefería estar tirado en su cama o en el sillón, que hacer algo de provecho.
Un día se fue a dormir y antes de hacerlo pidió que el tiempo pasara rápido para que nadie le dijera que hacer. A la mañana siguiente despertó y sobre su cama se encontró una bobina con un hilo de oro. Se levantó y tomo la bobina, en ese momento una voz salió de la bobina y le hablo al principie, quien al principio se asustó mucho
La bobina le dijo que era mágica, su hilo representaba la vida y entre más se soltaba más viejo seria el príncipe. La curiosidad le gano y tomo el hilo y lo jalo, al hacerlo se convirtió en un príncipe más grande, la curiosidad siguió y volvió a tirar para ver como seria de grande, tiro varias veces hasta que al verse al espejo ya era un anciano portando la corona del rey. Se asustó y quiso volver a enrollar el hilo, pero el tiempo no funcionaba así, solo podía transcurrir y no retroceder.