La leyenda de las costillas del Chamuco

En el pueblo de Tepotzotlan existe debajo de lo que hoy es el museo del Virreinato una serie de túneles, en uno de ellos se descubrió una gran roca volcánica que posee una marca increíblemente nítida de unas costillas perfectamente acomodadas, dicen que un hombre poseído estaba encadenado a esta roca, el diablo intento escapar de la prisión intentando zafarse de la roca, al no poder hacerlo y viendo que ya estaba por amanecer intento cargarla, la apretó con toda su fuerza y aumento su calor sobre la roca para intentar fundirla, pero no pudo lograrlo, tuvo que soltarla y se dio cuenta que estaba pegado a ella, por lo que tuvo que tirar con todas sus fuerzas para despegarse y como resultado quedó la roca con todas sus costillas marcadas hasta el día de hoy.