La leyendas mexicanas

El enano de Gómez Palacio. Una casa muy bella era ahora la residencia de una familia con dos niñas y su mascota, la familia anterior fue echada y una de las chicas que vivían ahí echó una maldición en el lugar, por eso las jóvenes por las noches sentían que no podían abrir los ojos mientras alguien las ahorcaba, se tornó cada vez más feo el sueño y un día las fue a visitar un familiar que por la noche sintió exactamente lo mismo, pero pudo ver quien ocasionaba este estado, era un enano sin nariz, sonrisa diabólica y ojos rojos, él se escapó, pero se llevó consigo a una niña que apareció el día siguiente toda lastimada con su mascota cuidándola entre las piedras. No volvieron a la casa de Goméz Palacio