La mujer detras del espejo

Era un pueblo muy pequeño y tranquilo en Santa Rosa lugar donde vivía Daniel de 32 años, rubio, alto, delgado, estaba viviendo en una de las habitaciones de la casa de sus abuelos, en esa habitación además de todos los muebles había un gran espejo grande que lo tenía hipnotizado.