La virgen de Cupilco

Unos pescadores encontraron a la virgen durante un viaje, como ellos eran muy creyentes decidieron tomar la imagen y llevarla hacia un lugar para poder desde ahí venerarla como se merece, lo que pasó luego es que la Virgen de la Asunción siempre miraba hacia Culpico, pero ellos entonces la llevaron hacia otro pueblo, el día siguiente que la fueron a ver, su mirada nuevamente se había corrido mirando hacia Cupilco, ya sin poder seguir peleando con la imagen de la Virgen, la llevaron donde quería estar, ahora está allí y la gente siempre le va a rezar donde perteneció desde el comienzo porque ella eligió el lugar.