Las puertas del Mas alla

Unos geólogos al taladrar un agujero de aproximadamente 14.4 kilómetros de profundidad narran que escucharon gritos de personas, eran gritos de desesperación y sufrimiento como si sus almas hubieran quedado atrapadas en aquellas profundidades.