Leyenda de la casa del perro

La leyenda de la casa del perro hubicada en la ciudad de puebla, nos cuenta que en la edificación hoy situada en la esquina de la calle 3 sur y 9 poniente ocurrieron hace mucho tiempo unos sucesos muy extraños. Dicen que por la época de la inquisición a principios del siglo XVIII vivió aquí un comerciante que había llegado junto con su familia a vivir entre los católicos residentes, la cuestión es que esta persona era en realidad un judío encubierto que había mentido sobre sus verdaderos orígenes, al enterarse de este hecho el inquisidor local lo arrestó de inmediato y lo llevó al calabozo, dejando en la casa a la mujer del hombre junto con su única hija. Dicen que esa noche se apareció un perro fantasmal a la señora de la casa y con señas le indicó que lo siguiera hasta la cocina, allí la mujer pudo ver una luz saliendo de la pared, así que la rompió y dentro pudo ver a un perro emparedado hace mucho tiempo, tenía un cartel que decía “Al único amigo que tuve”, debajo del animal había un cofre lleno de oro. Leyenda de la casa del perroDicen que ese día la muer se fue, llevándose consigo a su hija y casualmente el marido de ella logró escapar también esa misma noche de la prisión. Nadie se escapaba jamás de la inquisición, por lo que aseguran las malas lenguas que la mujer compró con oro al inquisidor para que dejara escapar a su marido, nunca más se los volvió a ver.