Leyenda de los fieles difuntos

Una leyenda que mezcla el terror con la tristeza se puede conocer una historia verdadera de fondo que sucedió en 1921 en la ciudad de México, más precisamente en la basílica de Guadalupe. Un día como cualquier otro explotó de súbito una bomba que está escondida dentro de un arreglo floral, el hecho sucedió en medio de un culto religioso y dejo como salgo desastres en la estructura del edificio, pero lo más importante, dos muertos. Dicen que durante los oficios religiosos de ciertos periodos del año se puede ver el fantasma de estas pobres victimas, permanecen allí sentados, en el lugar mismo en el que murieron.