Leyenda de tanabata

Cuenta una leyenda de amor que hace muchos años el rey del cielo tuvo una hermosa hija a la que llamo Orihime, ella desde pequeña descubrió que su vocación era el telar, pues era allí donde se sentía realmente feliz realizando prendas de vestir para su padre, todos los días acudía a su puesto de trabajo en medio de la pradera para crear los más hermosos vestidos, pero todo cambio cuando un día se encontró en el camino a un joven y apuesto pastor de bueyes del cual se enamoró a primera vista, el joven por supuesto correspondió a este amor y juntos comenzaron un romance. El rey del cielo se enteró de la situación y decidió casar a los jóvenes para que pudieran vivir su amor libremente, pero esto solo agravo la situación, pues los amantes al ser esposos decidieron no separarse ni un solo momento, por tal motivo Orihime descuidó su telar y el joven pastor dejo los bueyes en el campo solos y a su suerte, entonces el rey de cielo decidió convertirlos en estrellas y mantenerlos separados como castigo, pero al percatarse de que una eternidad separados sería un castigo demasiado cruel, entonces concedió que la pareja pudiese encontrarse una vez al año, la noche del séptimo día del mes séptimo, ese día las urracas se posaban sobre el rio celestial formando un puente para que los amantes pudiesen pasar sobre el y pasaran la noche juntos. Leyenda de tanabataPero si esa noche llovía, entonces las urracas no podrían volar, ni formar el puente y entonces los enamorados no podrían verse, por eso en estas ocasiones se dice que es la lluvia de lágrimas.