Leyendas cortas de Durango

La mujer de luto. Hace muchos años, en donde hoy en día se encuentra la penitenciaria de Guanajuato, se solía ver con mucha frecuencia una mujer la cual lloraba mientras recorría las calles, muchos intentaron seguirla pero al momento que los volteaba a ver todos caían desmayados por el susto.
Cuentan las leyendas que aquella mujer había perdido a sus hijos un día y habían sido encontrados muertos, ella no acepto la muerte de sus hijos y pensó que aún estaban desaparecidos, por lo que se dedicó a buscarlos gritando su nombre. En la actualidad son pocas veces las que aparece aquella mujer por las calles, pero muchos taxistas han asegurado que han visto como una mujer vestida de negro recorre las calles y luego al dar la vuelta en una esquina desaparece.