Leyendas cortas de terror reales

Leyenda del fantasma de la monja. Leyendas cortas de terror realesUna joven llamada María la cual estaba enamorado de un joven, sin embargo los hermanos de María no aceptaban que ella tuviera una relación con el joven, así que decidieron convencerlo para que el e marchara, primero él se negó pero luego acepto cuando los hermanos le ofrecieron mucho dinero.
Con el paso de tiempo María sin saber porque su amado había desaparecido comenzó a decaer, hasta que sus hermanos decidieron llevarla a un convento para que se convirtiera en monja, sin embargo, ella no podía soportar el abandono de su amado y se ahorco en el patio del convento, tiempo después comenzó a verse el fantasma de María que deambulaba por las noches en el convento. Se dice que tiempo después el fantasma abandono el convento y fue en busca del joven, al cual le quito la vida para que ambos estuvieran juntos en el mas allá.

image022La casa de la Tía Toña. La leyenda de la tía Toña sigue vigente en la actualidad como la de una anciana que se aparece cuando los curiosos entran a su propiedad a mirar cómo está o que es lo que hay dentro, se dice que era una mujer bastante severa, quiso en vida hacer las cosas bien, pero tuvo bastantes impedimentos, ella en un momento determinado decidió que adoptaría a niños de la calle y les daría ropa, alimento, así como toda clase de comodidades, sin embargo ellos no supieron ser bien agradecidos y le hicieron la vida imposible, intentó terminar con el sufrimiento que le hacían vivir cada día hasta que no aguantó más, un día los privo de la vida uno por uno, luego de tanto mal se dice que su alma no pudo asimilar la culpa, entonces se encerró en su casa y así es como terminó sus días, nadie la volvió a ver jamás.

Según la leyenda de la casa de Tía Toña, todo aquel que quiera entrar en la que fue su residencia tendrá un encuentro con ella, ya que solamente con pasar cerca se comienzan a escuchar toda clase de ruidos, cosas golpeándose dentro, lamentos de la mujer que antes fue dueña de la casa, hasta puede verse su silueta cuando se mira por la ventana, nadie encontró nunca su cuerpo ni el de los niños, pero si saben las personas que a su casa mejor no acercarse al menos que quieran encontrarse con su fantasma.