Leyendas de Sonora

Cuenta la leyenda que en un pueblo de California sur existía una joven que su mayor pasión eran los gatos, su hobbie era cuidarlos, alimentarles y darles todo el cariño del mundo. Los gatos la adoraban. La gente del pueblo ya no la llamaba por su nombre, sino como la muchacha de los gatos.
Sin embargo una noche se despertó al escuchar unos golpes en la ventana, ella pensó que sería algún vecino, no obstante al asomarse vio que era un pequeño gato negro que la miraba con ojos brillantes. El gato fue adoptado por ella y veía que era mucho más cariñoso que los demás.
A las pocas semanas notaba como los otros gatos no se podían acercar al gato negro, se alejaban de él, la muchacha se sentía triste, ya que no sabía qué era lo que realmente estaba pasando.
Leyendas de SonoraEl gato negro se estaba volviendo muy agresivo, hasta tal punto que ya nunca más se supo nada de esa chica ni del gato negro. Cuenta la leyenda que las noches de luna llena se escucha por lo alto del monte del pueblo un gato maullar, muchos piensan que es ese famoso gato negro, otros que es la chica reencarnada en gato.