Leyendas de belgica

La leyenda de LangeWapper. La leyenda de Lange Wapper es una de las historias más antiguas y difundidas de la ciudad de Amberes, en ella se relata las terribles consecuencias que sufrían quien se encontraba con ese terrible ser, el cual era un gigante que podía llegar a medir más de 8 metros de altura y su sola visión podía aterrorizar al más valiente de los caballeros. Se cuenta que era común encontrarlo en las calles más oscuras de Amberes, en la noche, pero había que cumplir otros requisitos para poder verlo. Se dice que Lange Wapper solo se aparecía ante niños que se alejaban de su hogar luego de que el sol se pusiera, también según relatos de aterrorizados testigos, este ser prefería aparecerse ante los hombres que deambulaban por las calles a altas horas de la noche y en estado de ebriedad, se dice que cuando aparecía ante los borrachos, éstos volvían a estar sobrios al instante del susto que se llevaban.

Leyendas de belgicaAlgunas personas piensan que la leyenda de Lange Wapper fue creada con el fin de poder tener a los hombres en sus casas a horas respetables y también era útil para asegurar que los niños no se alejaran en la noche, pero lo cierto es que en la ciudad de Amberes realmente se creía en este hombre, se cuenta que normalmente poseía una estatura normal, pero cuando encontraba a una víctima entonces crecía descomunalmente su tamaño ante la atenta mirada de los aterrorizados pobladores.

Cuentan que el Lange Wapper le tenía pánico a la figura de la virgen maría, por eso cada persona colocó una imagen, dibujo, azulejo o pintura en la puerta de su casa para mantenerse a salvo del monstruo, por ello esta ciudad es la que más figuras de la virgen tiene en todo el mundo, dicen que eventualmente el gigante no tuvo donde pararse debido a la gran cantidad de vírgenes que habitaban las calles, así que terminó cayendo a las aguas del rio Escalda. Hoy en día puede verse en el centro de la ciudad una estatua gigante de Lange Wapper, que sirve como recuerdo de la leyenda que ya forma parte de la identidad cultural de la ciudad y por si acaso, también sirve de advertencia a los maridos y los niños.