Leyendas de haciendas

EL NIÑO ENTERRADO EN LA HACIENDA. En una casa que existió cerca de la sierra hermosa, se escuchan los llantos y quejidos de un niño. Dicen que su tío lo sepulto dentro de la casa. El llanto se escucha debajo del suelo entre un pasillo y el comedor. Los que habitaron la casa después de la muerte del niño decidieron escarbar en donde se escuchaban los llantos para poder darle una cristiana sepultura y así naciera pudiera descansar en paz.
Cuando empezaron escarbar encontraron una piedra como una tipo lapida todos los que estaban escarbando sintieron una sensación muy fea y muchos escalofríos y por eso decidieron ya no seguir. Sólo rociaron agua bendita sobre aquella piedra y la volvieron a cubrir. Los llantos de ese pobre niño aún se siguen escuchando. Cuenta la gente que él era sobrino del señor y él se había quedado con la tutela del niño a causa de la muerte de su hermana. Leyendas de haciendasLa hermana poseía una gran fortuna así que este niño sería heredero de todas las propiedades que ella tenía, como el tío fue el que quedó como administrador de todo los bienes sabiendo que el sobrino iba heredarlo todo entonces al verlo indefenso le quito la vida.