Leyendas de mesopotamia

La leyenda del Ahó-Ahó. La leyenda del Ahó-Ahó es una terrorífica historia originaria de la Mesopotamia, en ella se cuenta la historia de un extraño ser malvado que aparece rondando en los montes y sitios alejados con muchos árboles, se considera que es un demonio o un ser proveniente del más allá. Dicen que el aspecto del Ahó-Ahó es similar al de una especie de oveja, pero a diferencia de éstas que son pacíficas el Ahó-Ahó es completamente peligroso, posee unos dientes largos y puntiagudos, así como también tiene las patas de atrás semejantes a la del avestruz con grandes músculos que le permiten correr velocidades sorprendentes, las patas de adelante son cortas, poseen unas largas y afiladas garras, en la cabeza lleva unos grandes cuernos como los del carnero, tiene la cola larga como la de una rata y ojos rojos parecidos a los de una serpiente, rojos, brillantes y absolutamente paralizantes.

Leyendas de mesopotamiaAdemás del aspecto aterrador del Ahó-Ahó, hay que considerar que lo primero que más asusta es sin dudas su carácter malvado y voraz, pues su pasatiempo favorito es recorrer por los montes buscando personas para devorar, si alguien se encuentra alguna vez con este demonio es posible que no tenga escapatoria, la únicas personas que han escapado de su encuentro son aquellos que pudieron trepar a una palmera, pues al parecer este árbol está consagrado a dios, entonces el Ahó-Ahó no puede treparlo, cualquier otro intento árbol al que se intente trepar será inmediatamente derribado por las temibles garras del animal, obteniendo de este modo un desenlace trágico para quien haya intentado este modo de escape.