Leyendas infantiles mexicanas

Cuenta la gente que el murciélago era igual como lo conocemos ahora a como era hace años. Cuenta la leyenda que un día muy qué hacía mucho frío voló hasta el cielo para ver si le podían dar plumas como a los otros pájaros, pero como el creador ya no tenía plumas para darle le aconsejo que a cada ave que viera en la Tierra le pidiera una de sus plumas, y así comenzó hacerlo, pero escogiendo a las aves de plumas largas y hermosas, después de muchas plumas que le habían regalado, era muy hermoso y lo presumía volando frente a todos los demás pájaros. Lo malo fue que se hizo de tanto orgullo por su belleza que se transformó en un pájaro ya muy ofensivo hacia los demás.
Siempre quería hacer sentir menos a quién tuviera cerca, cuando el creador vio en lo que se estaba convirtiendo lo mando llamar, ni estando allá arriba dejó de aletear, lo hizo tantas veces que sus plumas se fueron cayendo hasta quedar otra vez desnudo a como era al principio. Leyendas infantiles mexicanasDesde ese día el murciélago se sintió muy mal y deprimido, y para que ya no vean lo feo que está a comparación de las hermosas plumas que una vez tuvo, busca cuevas para vivir y tratando de olvidar que su vista para nunca ver los hermosos colores de las demás aves que una vez tuvo y no las supo valorar.