Los ingenieros

En estos tiempos es de muchos conocidas las demoliciones de las calles de días de León y Morelos, algunas antiguas casonas guardan secretos que solo poco de los moladores o vecinos conocen
Ingeniero: Mire esta va hacer el área que va a cuidar en la noche y espero que usted si tenga ganas de trabajar porque el antiguo velador no aguanto nada mas que dos noches.

Velador: Jaja no señor, no se preocupe mi ingeniero yo me encargo, además si alguien se atreve acercarse hacia mi, aquí tengo con que quererlo.Los ingenieros

– Al tiempo que el velador mostraba una arm. Para su protección los ingenieros se despidiendo de él, dejándolo en la soledad de aquel lugar, almenos eso parecía

Guardia: Pues aquí no pasa nada ¡ojala y me pasara algo! puros cuentos de muertos, ya quisiera ver uno para que vieran quien es quien.

– El velador interrumpió su trabajo cuando escucho murmullos de mujeres provenientes de unas de las casas, tomando valor y con arm. En mano se metió hasta la última de las habitaciones en ruinas. En la oscuridad observo a tres mujeres que oraban de forma extraña y con crucifijos y versos en sus cuellos, se encendieron las luces en el lugar, cosa extraña en donde no había corriente eléctrica, las mujeres al darse cuenta de la presencia de aquel pobre hombre se abalanzaron sobre él, llenando el ambiente de gritos de dolor y de terror.

– A la mañana siguiente se encontró al pobre hombre sin poder hablar con una mueca de dolor en el rostro y en su mano derecha el arm. con todos los cartuchos percutidos y en la otra mano un extraño crucifijo invertido sobre un montón de cenizas y señalando con la mirada las imágenes pavorosas que hay en uno de los muros demolidos en el cual se dibujaban los rostros de tres mujeres demoníacas.