Museo del terror

El museo de Santa Rosa en puebla es una edificación de estilo barroco que fue erguida en 1690, en sus principios esta edificación fungió como un convento que albergaba a monjas dominicas de claustro, años más tarde se convirtió en un hospital psiquiátrico que diera su servicio a más de 100 enfermos mentales posteriormente la finca albergo a más de 1500 personas, cuando se convirtió en una vecindad mas del centro histórico del Angelpolis, hoy en día es un inmenso museo de artes populares lleno de historias, leyendas y extraños fenómenos o al menos es lo que aseguran los trabajadores de este sitio.

Armando Bernal/ Vigilante
El lugar como se puede sentir es un poquito místico, con acontecimientos extraordinarios, obviamente uno se habitúa porque trabajando 24×24 se te hace común escuchar ruidos y sentir presencias.

Francisco Moreno/Vigilante
Existen apariciones de las monjas que habitaron en el convento como tal.

Museo del terrorQuizás la teoría de las monjas ha quedado atrapada en este sitio debido a que las religiosas de claustro nunca pudieron salir del convento aún después de muertas, pues aseguran que sus restos aún se encuentran debajo del suelo del actual museo de Santa Rosa.

Francisco moreno/Vigilante
Una habitación especial subterránea donde se les enterraba a las monjas, por lo mismo que el enclaustramiento significa encierro total ósea aquí morían, aquí entraban y no volvían a salir ni muertas.
Hay una entrada que ahorita ya esta clausurada inclusive se llega a ver el marco de lo que era la entrada en donde están enterradas las monjas, dentro del museo de Santa Rosa existen museos específicos en donde los trabajadores aseguran que la energía es de mayor densidad tal como la habitación de la madre superiora.

Armado Bernal/ Vigilante
En un cuarto se flagelaban, dormían en una cama de tablas y si aun así lograban dormir, se flagelaban se colocaban una corona de espinas esto era para que no tuvieran sueños o no soñaran porque soñar era un placer y ellas no podían tener ningún tipo de placer sino caían en pecado y perdían el grado de monjas.

Hay un espejo que es parte de las leyendas del lugar pues hay quien ha visto a través, las extrañas formas y siluetas que se dibujan al estar de frente.