Rosita

Allá por el año de 1966 en una comunidad vivía una niña de 8 años de edad llamada rosita amena, hija de Marcelino que ya había fallecido, la niña le tenía mucho cariño a su madrina Doña Justa Ávila a tal grado que le encantaba ir a dormir con doña justa, todo era alegría en la familia, la mimaban mucho. Todo parecía ser felicidad