Una leyenda de puebla

El fantasma del autobús. Un día un chofer de autobús se dirigía a su casa después de un largo día de trabajo. Ya era noche y conducía con tranquilidad sabiendo lo peligroso que era conducir en calles muy estrellas, también porque anteriormente ya había tenido un accidente al conducir de noche.
Después de conducir unos minutos, observo como una pequeña niña le hacia la parada, el solamente se detuvo porque sabía que era peligroso para una niña estar sola en la calle. Al abrir la puerta le pregunto que a donde se dirigía, a lo que la niña contesto que a unas cuadras adelante. Sabiendo que de todas maneras tenía que seguir ese camino, invito a la niña a subir, ella subió y le dijo que al llegar a su casa le diría que se detuviera.
Una leyenda de pueblaEl chofer siguió conduciendo hasta que la niña le dijo que se detuviera, el abrió la puerta y ella comenzó a bajar, dándole las gracias al chofer y desapareciendo justo al bajar el camión, al hacerlo el observo bien donde estaban, era un panteón, había llevado a un alma de regreso a su tumba.