Una leyenda de Santo Domingo

La descarnada también le dicen a esta mujer que con una ropa toda negra caminaba por las calles de Santo Domingo cuando se topó con una señora muy bien vestida que solamente quería hablarle para que le indique la hora. La viuda no le dijo lo que preguntó, entonces pudo escuchar una risa aterradora que cuando quiso mirar su rostro vio que no había, era solo hecho de huesos y daba muchísimo miedo porque parecía estarse tratando de la muerte misma que la había ido a buscar, corrió del horror que sentía esta señora y logró escapar de lo que pensó era su destino.

Las aventuras de esta viuda en Santo Domingo no terminaron así, ya que todas las noches alguien se la encontraban y luego contaba sobre el temor, sobre lo que habían visto a las demás personas. Lo terrible es que vinieron después tiempos de oscuridad, ya que nadie quería salir de su hogar para no ver a esta calavera que sin ningún tipo de reglas andaba por las calles de su pueblo.

Una leyenda de Santo DomingoHombres valientes salieron a la cacería de tal esqueleto con apariencia de viuda en Santo Domingo, ellos no pudieron encontrarla, pero además de este detalle, jamás la vieron de nuevo, entonces se dicen toda clase de teorías, pero la más intrigante es la que indica que ella salió corriendo cuando vio que la perseguían y se metió dentro del panteón, lugar del que no pudo o no quiso salir después porque nada más se sabe al día de hoy de lo que alguna vez fue terrorífico.